Reducir el impacto de las actividades antropogénicas en el clima es uno de los mayores retos del siglo XXI. Las graves consecuencias difíciles de cuantificar derivadas del cambio climático suponen un gran desafío para nuestra generación, que no podemos obviar. Y sin embargo, la demanda energética en el mundo sigue aumentando a un fuerte ritmo, año tras año.

Es por ello que, para mantener el crecimiento actual y reducir las emisiones de gases de efecto invernadero, las energías limpias presentan un papel determinante en la persecución de este objetivo.

El constante desarrollo tecnológico, unido al enorme abaratamiento de los costes, ha hecho de las energías renovables y concretamente de la energía solar fotovoltaica, una de las tecnologías prioritarias en el mundo.

En Local y Sostenible, S.L., somos conscientes de ello y por lo tanto, llevamos desde el 2002 impulsando y promoviendo al Sol, como fuente de energía alternativa.