El modelo de producción global y la creciente demanda de bienes y servicios tienen en la biodiversidad del planeta a su principal víctima.

Día tras día se reducen, fragmentan y degradan, a un ritmo insostenible, como consecuencia de nuestro crecimiento, los hábitats de millones de especies, de las cuales muchas nos dejarán, sin haberlas siquiera descrito.

El sector energético es un actor clave en dicha crisis ecológica. La biomasa, el carbón, el petróleo, las grandes presas hidroeléctricas o la energía nuclear son ejemplos de fuentes de energía que sin duda han cambiado el mundo, pero el uso parcial o total de las mismas, junto con otros hábitos de consumo, ha supuesto y supondrá que nuestro paso por el planeta sea considerado por la ciencia como el causante de una de las mayores extinciones masivas que ha visto la Tierra.

Sin embargo, y a diferencia de las catástrofes pretéritas, nosotros sí podemos evitar que el daño siga creciendo. Es por ello que, tecnologías como la fotovoltaica, unida a otras fuentes limpias y a hábitos de consumo más responsables, deben ser prioridades para este nuevo mundo que, a un ritmo frenético, está sustituyendo a lo que ya podríamos considerar pasado.

Únete a Local y Sostenible, S.L., y ayúdanos a construir juntos un futuro mejor, en el que el crecimiento de nuestra especie sea sinónimo de conservación de la biodiversidad.