1. SISTEMAS DE AUTOCONSUMO

El concepto de autoconsumo abarca un amplio abanico de modalidades de consumo de energía generada a nivel local. Existen dos tipos fundamentales:

1.1. Instalación de autoconsumo aislada de la red de distribución:

Es aquella en la que no existe en ningún momento capacidad física de conexión eléctrica con la red de transporte o distribución, ni directa ni indirectamente, a través de una instalación propia o ajena.

Las aplicaciones más comunes son:

  • La electrificación de viviendas alejadas de la red eléctrica.
  • La electrificación de viviendas alejadas de la red eléctrica.
  • Aplicaciones agrícolas y ganaderas.
  • Señalizaciones, comunicaciones, alumbrado público, etc., alejados de la red eléctrica.

En estas aplicaciones, para poder disponer de electricidad durante la noche o en periodos de baja insolación, se necesitan baterías de acumulación, con su correspondiente regulador de carga. Estos sistemas han de tener una dimensión suficiente para satisfacer la totalidad de las necesidades energéticas, siempre que no haya un sistema de soporte convencional, como un grupo electrógeno a gas-oil.

Esquema 1: ejemplo de Sistema de Autoconsumo Aislado de la Red de Distribución sin acumulación.
Esquema 2: ejemplo de Sistema de Autoconsumo Aislado de la Red de Distribución con acumulación

1.2. Instalación de autoconsumo conectada a la red de distribución:

Es aquel sistema fotovoltaico que se encuentra conectado en el interior de una red de un consumidor, que comparte infraestructuras de conexión a la red con un consumidor o que está unido a éste a través de una línea directa y que tiene o puede tener, en algún momento, conexión eléctrica con la red de transporte o distribución. El excedente de producción se puede acumular en baterías o verter a la red.

Esquema 3: ejemplo de Sistema de Autoconsumo Conectado a la Red de Distribución sin acumulación.
Esquema 4: ejemplo de Sistema de Autoconsumo Conectado a la Red de Distribución con acumulación.

2. SISTEMAS DE VENTA A RED

Estos sistemas se diferencian de los de autoconsumo, en que, a diferencia de estos últimos, el total de la energía generada es inyectada a la red.

El proceso de producción y venta de electricidad de estos sistemas consiste en:

  1. Captación de la radiación solar mediante los módulos fotovoltaicos.
  2. Producción de energía eléctrica en forma de corriente continua.
  3. Conversión en corriente alterna mediante inversores.
  4. Elevación de la tensión mediante un transformador de potencia (en el caso de conectarse a una línea de media o alta tensión).
  5. Venta a la red eléctrica.
Esquema 5: ejemplo de Sistema de Venta a Red.